Un gracias desde el fondo de mi corazón

Están los que pedían más arte, están los que me dijeron que por favor la corte con los museos.

Están los que me comentaban solo cuando publicaba comida, y los que me comentaron cada cosa que hice cada día.

Los que me dijeron que estaba cumpliendo el sueño que ellos tenían y que algún día esperaban realizar, y los que me pidieron consejos prácticos para conocer los mismos lugares por donde estuve.

Abrí esta cuenta pensando en animar a las mujeres a que se animen a viajar solas, cosa que vengo haciendo desde que tengo 18 años (y ya tengo 37) y en compartir lo que iba conociendo con ellas.

Para mi sorpresa y felicidad, la cuenta creció sola y terminó siendo casi un programa periodístico de cada lugar que pise. El objetivo se amplió para todos lados y se volvió más grande de lo que me había imaginado, por que me escriben tanto mujeres como hombres de todas las edades.

Tengo mensajes de adolescentes, de señores mayores, de mujeres solteras y de mujeres casadas, de amigos que hace mucho no veía, de gente de distintos países y hasta de distintos idiomas.

Todos los días recibo un montón de mensajes positivos y emotivos.

Todos esos mensajes tienen distintos temas, pero coinciden en una cosa, en el amor que me envían con sus palabras. En la buena onda, en que se emocionan como yo con cada lugar que conozco.

Cada día intenté mostrarles lo que mis ojos veían lo mejor posible, a través de las fotos, lo que redactaba y los videos. Había días en que volvía muy cansada y se me cerraban los ojos, pero igual descargaba las fotos y las subía, lidiando con la poca conectividad que hay en los hostels de los países más remotos. Y lo hacía por que sentía que este viaje no era solo mío, era de cada una de las personas que estaba viajando conmigo, lo escribo y se me llenan los ojos de lágrimas, por que de verdad lo sentí así.

Como no sentir eso cuando en India, que estaba pasándola tan mal, me escribieron montones de mensajes preocupándose por mí y tratando de sostenerme…. Cuando en Japón cuando lagrimeaba de felicidad me llenaron de palabras de alegría… cuando cada día me preguntaban como estaba si me veían medio pinchada en un video o se reían si hacía alguna pavada.

Este blog fue un pilar del viaje, un propósito más allá del viaje en sí. Compartí mi vida todos los días públicamente y a cambio, recibí miles de abrazos virtuales, que se sentían como si fueran en vivo.

Soy una persona normal, que podría haberse comprado un auto nuevo con lo que gastó en este viaje, pero que prefirió cumplir su sueño y viajar, y tomarse un colectivo. Vuelvo absolutamente en banca rota económica pero nunca me sentí más rica, más llena, más poderosa y con más amor por la vida que ahora.

La moraleja no es que vendan todo y viajen, o que se vayan solos a Japón. La lección que quiero compartir es que busquen cumplir sus sueños, esos que tienen guardados en el corazón y que no se animan a decir en voz alta por miedo a lo que les digan los demás. Vender todo e irme seis meses SOLA a dar la vuelta al mundo sonaba una locura para todos los que me rodeaban, y fue la mejor decisión y la mejor experiencia de mi vida hasta ahora. Lo hice por mi, yo lo necesitaba así, y ahora mi yo interior está bailando de alegría.

Tal vez sea cambiar de trabajo, o hacer un viajecito corto, o abrir un negocio, o aprender una danza, lo que sea que te haga ilusión, busca la forma de cumplirlo. No hay errores, hay aprendizajes, caerse duele pero siempre nos podemos levantar, todos tenemos esa fuerza adentro, esa voz que nos guía, es cuestión de escucharla.

Y para aquellos que necesiten algún consejo o tip de viajes, por favor sigan contando conmigo. Ustedes me vieron en fotos seis meses y yo no conozco muchas de sus caras así que si ven por ahí una chica con un tatuaje de un mundo y un corazón, les pido que me saluden y me digan quienes son, me haría muy feliz!

Gracias! Infinitamente, desde el fondo de mi panza, y desde las lagrimitas que estoy derramando, desde cada uno de los días que voy a recordar para siempre, GRACIAS por la compañía.

Los quiero!

Esta chica nómada

2018-11-08T05:01:33+00:00

Deje su comentario