Japón. Las 15 cosas que más me llamaron la atención.

Mi escritor favorito contemporáneo es el japonés Haruki Murakami, y hay una frase de él en su libro Kafka en la orilla, que me encanta y en la que dice:

“Cuando salgas de la tormenta no serás la misma persona que entró”

Y pensando en el Japón de sus libros, y en el que visité, me vino esa frase a la cabeza pero modificada,

Cuando salgas de Japón, no serás la misma persona que entró.

Y eso es todo, Japón es un antes y un después en tu vida.

Japón

Este país que fue una isla del mundo tanto tiempo, encerrado en sí mismo sin espiar por la ventana, es consecuentemente único.

Dentro de mi exploración personal de este territorio, iba anotando las cosas que más me llamaban la atención y las escribí acá.

Tal vez no sean grandes revelaciones pero creo que, sobre todo en un país como este donde se ven dedicación y perfección hasta en el último detalle, es ese detalle con sello japonés lo que hace la diferencia del resto de las culturas.

Y empecemos por eso, hablemos de cultura.

1.Los japoneses son las personas más educadas y amables que conocí. No existe la bocina del auto, en diez días no la escuché ni una sola vez.

Nadie levanta la voz, todos hablan con dulzura y sonriendo. Cada vez que entres a algún lugar vas a ver que te saludan cuando te ven, te saludan cuando te vas y te agradecen por haber pasado. Te tratan con tanta amabilidad que sentís una energía positiva y la sonrisa se te contagia y la devolvés encantado.

2.Relacionado con la educación, me sorprendió como respetan las filas.

En las escaleras hay un lado para subir y otro para bajar, y nadie se amontona, todos esperan en fila india cuando les toca el turno de subir o bajar. Incluso algunas veces hay una fila larguísima para subir y nadie para bajar y de todas formas respetan el lugar y esperan su turno. Lo mismo para subir al tren, lo primero es esperar que bajen todos los pasajeros y después de forma muy ordenada están todos formaditos en fila y van subiendo de a uno. Es admirable!

3.Son híper perfeccionistas y están en todos los detalles. Son el primer mundo por la conquista del tiempo, del esfuerzo, del trabajo dedicado y milimétrico, de siglos de concentración en perfeccionar cada técnica, cada fragmento que los rodea.

Allí nada es de un día para el otro, la gente se toma el tiempo de hacer las cosas con pasión y con extrema dedicación. Desde un plato de comida que es pequeño, delicado y está perfectamente ensamblado, hasta arreglarse cada mañana y salir perfecto al mundo, cada cosa en Japón es “perfecta”, pero no por magia, sino por el tiempo que lleva hacerlas.

Aprendí eso, el tiempo y la dedicación que uno pone en las cosas marcan muchísimo la diferencia. Nada que se haga con apuro va a tener la grandeza de lo que uno hace con esfuerzo. Y eso llevado a cada persona, a cada lugar y a cada situación del día, hacen que este país sea hoy una de las potencias del mundo. Los tiempos de mcdonalds y la fast food- fast life se están acabando, por suerte!

4.Conviven al mismo tiempo el pasado y el futuro como en ningún otro lado. Un país con los avances tecnológicos instalados en cada esquina, hasta en los baños! y a la vez tienen un respeto absoluto por las tradiciones y es una sociedad muy conservadora, y ves hombres y mujeres vestidos de kimonos caminando por esas calles llenas de luces y rascacielos ultra-modernos.

Las raíces profundas de la tradición, la dedicación y el esfuerzo de construir todo con paciencia y de la manera más perfecta, soportan el nuevo edificio del futuro.

 

5. Las mujeres son las más impecables que vi en mi vida. Se levantan con tiempo para arreglarse hasta quedar perfectas! Desde las señoras mayores hasta las adolescentes, cada cual con su propio look pero todas impecables!

Para ellas son muy importantes los tocadores, y los espejos son fundamentales! Porque las japonesas se arreglan de mañana, y después se vuelven a arreglar durante del día. En los hostels a la mañana estaban todas con los ruleros y las bucleadoras dándole forma hasta al último mechón de pelo. Yo pienso que si tuviera el pelo lacio perfecto que tienen ellas no tendría ni que peinarme! Pero ellas lo modifican y se hacen unos peinados increíbles!

Se maquillan hasta que la piel parece porcelana, entras a una farmacia y las miles de góndolas de maquillaje están llenas de chicas retocándose. Y de noche otra vez, todas en el tocador sacándose la pintura y poniéndose máscaras y cremas varias. La ropa perfectamente planchada, polleras y pantalones anchos al tobillo, nada corto, nada ajustado, nada ordinario ni grosero. Las chicas son femeninas, caminan por la calle con sus looks perfectos y una sombrilla que les tapa el sol y yo las miro deslumbrada! (Con mis zapatillas y shorts y look-turista jaja)

6.Nadie habla inglés. La conquista americana brilla por su ausencia. Los japoneses hablan japonés. Punto! Yo me baje un traductor que fue de gran ayuda, y definía mis itinerarios en el hostel antes de salir, por que por más amables que son, si querés frenar a alguien en la calle a preguntarle direcciones, tenés que hablar japonés!

7.Japón no es más caro que Europa. Al menos para hacer turismo, gastaba menos por día en hostel, comida y movilidad, de lo que gastaba en cualquier país europeo. Hostel U$S 30 por día, comer y moverme unos U$S 35. Así que comparado con Paris, Londres o NY, Tokyo es más barato.

8.Comen muy poco dulce, las porciones son mínimas y en los restaurantes por lo general no ofrecen postres. No hay frutas, lo cual no deja de sorprenderme. Las que hay son carísimas, a excepción de la banana que es la única que podes comprar en cualquier lado, aunque cada banana te va a salir un dólar (las venden por unidad). Una manzana te puede salir de 3 a 10 dólares, unas uvas de 20 a 100 dólares (vi racimos de uvas de 100 dólares si!) Calculo que la falta de frutas hace que no se hayan acostumbrado a las cosas dulces, pero esa es mi suposición. Típico que cuando eramos chicos, mamá nos obligaba a comer una naranja de postre no? Bueno, eso no creo que les pase a los niños japoneses siendo que las pocas naranjas que vi costaban 2 o 3 dólares cada una. Lo que si hay son frutas envasadas en potecitos tipo yogurt, mandarina, manzana, pero no son naturales, ni tampoco baratas.

9.Al respecto también llama la atención que todos los japoneses son flacos y tienen una cintura mínima, yo creo que tiene que ver con esto de no consumir cosas dulces a diario, y que tampoco comen pan con las comidas. Y los palitos, ayudan a comer despacio! Ah! Y otra idea errónea que tenía era que los japoneses eran todos petisos, no se de donde la saqué, porque no lo son! Algunos son muy altos, pero por lo general tienen todos una estatura normal.

 

 

10.Otra cosa que me llamó mucho la atención, es que no encontraba basureros en la calle. Una amiga me dijo que le sorprendió lo mismo, que no encontraba donde tirar la basura. Hasta que vi un cartel que decía : “Por favor lleve la basura a su casa”, y ahí entendí.

La idea es que juntes tu basura y la tires después en tu casa, nada de basura en lugares públicos. En todos los lugares donde compras algo te dan una bolsita de plástico y por eso está todo tan limpio.

11.Así como durante años vivimos bajo un dictado cultural norteamericano, ahora se nos vino encima la conquista asiática en cosas que en las que ni nos dimos cuenta.

Los alimentos de moda en el mundo son japoneses : El matcha, que ahora es furor (la hoja de té verde procesada), el ramen y el sushi, las algas, los alimentos fermentados como el miso, la salsa de soja.

Algo que me quedó clarísimo en este viaje, es que la moda está viniendo de Oriente a Occidente. Las vidrieras en Firenze estaban llenas de looks asiáticos, incluso las modelos eran asiáticas. Los maniquíes estaban vestidos como veías que se vestían las asiáticas por la calle (que en Europa están por todos lados y son las que compran en los lugares más caros)

Por último otras curiosidades:

12.Una de cada tres personas usa barbijo, es decir, la calle está llena de gente con barbijos. Y los venden en todos lados.

13.Son tan prácticos y le dan tanta importancia a la presentación, que en los mini mercados (kioscos) conseguís camisas de trabajo empaquetadas. También camisetas, ropa interior, medias femeninas, maquillaje, todo lo necesario para salir impecable si no pudiste pasar por tu casa.

14.Las vidrieras de los restaurantes tienen toda su comida expuesta en modelos de plástico, lo cual ayuda mucho cuando uno no habla japonés.

15.El único negocio del mundo de Zara que vi con ropa distinta (todos los Zaras que recorrí tenían las mismas cosas) es el de Tokyo, la ropa estaba absolutamente adaptada al gusto de las japonesas.

Es imposible no sentirse maravillado constantemente al descubrir Japón. Venir es absorber un mundo nuevo y eso indefectiblemente te transforma, te penetra y te modifica. Salís de este país japonizado. Cada persona que conozco que vino te dice que este lugar es increíble, “anda a Japón que es el mejor país del mundo” me dijo un amigo. Después de conocer este lugar, creo que si me preguntan daría la misma respuesta.

Me enamoré de  Japón, de sus costumbres, de su gente, de sus paisajes, de sus calles. Y espero poder capitalizar en mi vida diaria ese sello japonés, todo lo que observe y aprendí en este lugar maravilloso.

2019-02-02T11:40:44+00:00

Un comentario

  1. Maximiliano 24/08/2018 en 6:17 PM - Responder

    Espectacular descripción! Gracias!!

Deje su comentario